LETTER TO THE EDITOR

admin's picture

(Edited for clarity)

January 23, 2000

Dear Editor:

Bad news from Rapa Nui.

Information about the official decision to return lands to Rapa Nui’s native people appears at the very front page of the Easter Island Home Page. (See:http://www.netaxs.com/~trance/rapanui.html)

I was the last one on the mailing list of claimants, but I erased my name after my opposition against the way this devolution has been decided. There is no general management plan for the island, impact studies or consideration to turn the island into an open museum. The island is home to Rapa Nui National Park, the only Chilean site included in the World Heritage List.

Rapa Nui is a fragile, small island covered by impressive archaeological monuments. Tourism is its only industry. The Park covers about 40% of the territory, mainly along the coast where monuments are concentrated. Another 40% is the "Fundo Vaitea," a cattle farm under the administration of a semi-public organization called Sasipa, which also produces electricity, potable water, and unloads ships.

Rapa Nui cattle are free to graze everywhere in the Park, causing destruction of monuments, erosion and fire. The farm has no room for them. So we fenced monuments instead of animals in the appropriate lands.

The government decided to distribute more lands from the farm and the Park. Instead, it was Sasipa that decided which lands go to the poorest Rapa Nui families, 280 of them without any land. They generously offered the worst land that had no soil slopes or areas with eucalyptus. I was responsible for part of the land taken from the Park. The parcels were sorted and distributed last August. There was a waiting list for another 1,000 people.

We were working under the legal cover of the Commission for the Development of Easter Island, established in the Indigenous Law in 1993 and installed in June 1999. It was said that the next step this year would be the General Management Plan.

On October 15th, we were called to see the lands to be separated from the Vaitea Farm. Actually, I was surprised to see the decision to keep the best lands for a "cattle project," at the north of the "resort project." (There was already a garden project to the south, a previous scandal.) The Vaitea project called for about 900 hectares (2,000 acres) free for parcels and another 600 (1,500 acres) from the Park. They said from Rano Kau.

By that time, we were working with the Hui Lama Science Club from the Kamehameha Schools to restore the environment of Rano Kau slopes by planting native and Hawaiian trees.

Our Hawaiian friends called a meeting with the cultural Rapa Nui organizations and the General Manager of Sasipa, who declared that the hotel would give income to the municipality. (Islanders pay no taxes, so the only money for local administration comes from the mainland). We finally decided to sign a Resolution (attached), to appeal for the protection of the Park, specifically for Rano Kau. After many years of calling for sound management of the island, I decided to speak openly during my radio program. I asked for a strong declaration from the Council of Monuments, sent letters, and spoke to politicians. I was dismissed on December 22nd because I opposed the official position. Rapa Nui authorities, especially Sasipa, were very upset. So, I am leaving the island Wednesday, January 26th, after seven years as the representative of Conaf and Administrator of the Rapa Nui National Park. My new private e-mail will be my permanent link to my special place: Mataveri Otai.

In the meantime, the new distribution of lands was already arranged on the mainland and will be announced by the President on his trip February 4th. I know the next administration thinks different about the problem, and this is why the movements were that fast.

Besides the negative concept for "development" on Easter Island, the real problem now is "under-development." This land distribution means concentration of land in private hands (only Rapa Nui though) and no possible agricultural development, concentration of animals in the Park territory, destruction of archaeological sites, impact on the landscape, increasing erosion, etc. It is not too difficult to imagine further consequences in the long term, possibly on tourism itself.

This is a very short summary of a long and complex history. I decided to share my point of view and experience with many friends, especially the Pacific Islands people. Rapa Nui has been in the blind corner of the Polynesian triangle. Its paradigmatic development has been used as a scale model for the development of the Humanity on Earth, a living paradox. Moa toke he tangata.

Jose Miguel Ramirez Archaeologist

RESOLUTION

WHEREAS, IN RAPA NUI WE HAVE CELEBRATED THE SUCCESSFUL ARRIVAL OF HOKULE‘A IN THE FARTHEST CORNER OF POLYNESIA ON ITS VOYAGE OF SUSTAINABILITY TOGETHER WITH THE KANAKA MAOLI OF HAWAII FROM KAMEHAMEHA SCHOOLS, HULA HALAU, AND THE POLYNESIAN VOYAGING SOCIETY.

WE ARE NOW CONCERNED ABOUT LAND REDISTRIBUTION AND HOW ITS CUMULATIVE ENVIRONMENTAL IMPACTS MAY AFFECT THE FUTURE OF OUR NATURAL AND CULTURAL PATRIMONY AS WELL AS THE SAFE WATER SUPPLY FROM THE SLOPES OF RANO KAU VOLCANO ABOVE THE VILLAGE OF HANGAROA, AND THE SUSTAINABLE MANAGEMENT OF OUR RAPA NUI NATIONAL PARK.

WE RECOGNIZE THAT RAPA NUI IS A MICROCOSM OF EARTH AND HUMANKIND RELATIONSHIPS, AND CAN BE AN EXCELLENT MODEL OF RECOVERY AND SUSTAINABLE DEVELOPMENT, SO WE HEREBY REQUEST THE AID AND ADVICE OF OUR PACIFIC FAMILY IN HAWAII NEI TO PROTECT THE ISLAND, AND TO RESTORE ITS FORESTS, MARINE WILDLIFE AND SEABIRD COLONIES.

MAURURU,

RODRIGO PAOA ATAMU JOHNNY TUKI HUCKE KAHU KAHU O HERA TU‘U HOTU ITI

NIKO HAOA CARDINALI PETERO RIROROKO ATAM MATA HOE VAKA KAHU O HERA RAPA NUI CHAMBER OF TOURISM

SERGIO RAPU HAOA JOSE MIGUEL RAMIREZ COMISION DE DESARROLLO PARQUE NACIONAL RAPA NUI

 

HANGA ROA, EASTER ISLAND, CHILE, OCTOBER 28, 1999

NORMAS JURÍDICAS QUE REGULAN LA DESAFECTACIÓN DEL PARQUE NACIONAL "RAPA NUI"

 

MARCELO CASTILLO SANCHEZ ABOGADO

SANTIAGO 1999

INTRODUCCIÓN

I) NORMAS GENERALES SOBRE PARQUES NACIONALES

II) LEGISLACION AMBIENTAL APLICABLE AL PARQUE NACIONAL "RAPA NUI"

1. Acuerdos Internacionales

1.1. Convención para la Protección de la Flora, la Fauna y las Bellezas Escénicas Naturales de América (D.S. 531 de 23/08/67 del MINRREE)

1.2. Convención sobre la Protección del Patrimonio Mundial, Cultural y Natural (D.S. 259 de 27/03/80 del MINRREE)

1.3. Convenio sobre la Diversidad Biológica (D.S. 1963 de 28/12/94 del MINRREE)

2. Leyes Nacionales

2.1. Ley que Crea un Sistema Nacional de Areas Silvestres Protegidas.(18.362/84)

2.2. Ley de Bosques (Decreto Supremo 4363/31 del Ministerio de Tierras y Colonización)

CONCLUSIONES

INTRODUCCIÓN

El presente informe tiene por objeto analizar las normas jurídicas que regulan la creación, administración, objetivos y procedimientos de desafectacción de los Parques Nacionales. Pese a que existe una profusa y dispersa normativa referida a la materia, no existe un estatuto jurídico único para las distintas unidades creadas en distintas épocas y sujetas, por tanto, a diversos cuerpos legales.

Por lo anterior, para revisar el marco jurídico que rige a un Parque Nacional, se lo debe analizar caso a caso, poniendo especial atención a las normas existentes en la época de su creación y que determinan las regulaciones a que debe sujetarse.

El informe se divide en tres partes. En la primera, se analizan las normas generales sobre Parques Nacionales; en la segunda, las normas ambientales aplicables al Parque Nacional "Rapa Nui"; y, por último, se acompañan las conclusiones.

I) NORMAS GENERALES SOBRE PARQUES NACIONALES.

En Chile, no existe una "Ley de Parques Nacionales", como sucede en otros países. Los existentes fueron creados en virtud del artículo 10 de la Ley de Bosques que faculta al Presidente de la República para establecer reservas de bosques y parques nacionales de turismo con el objeto de:

regularizar el comercio de maderas;

garantizar la vida de determinadas especies arbóreas; y,

conservar la belleza del paisaje.

El legislador no distinguió los objetivos propios de las reservas de bosques de los de los parques nacionales. Entonces, como lo relacionado con el comercio de maderas no se aviene con la naturaleza y objetivos de los parques nacionales, según se desprende de otros textos legales complementarios de esta norma, al paracer ello resulta aplicable sólo a las reservas de bosques.

Los Parques Nacionales se podrán establecer "en los terrenos fiscales apropiados a dichos fines y en terrenos particulares que se adquieran por compra o expropiación". La expropiación se sujetará a lo dispuesto en el artículo 8 de la ley, esto es, se hará con sujeción al procedimiento establecido en la Ley Nº 3.313, de 21 septiembre de 1917, para lo cual se declararán de utilidad pública. Esta disposición ha sido derogada tácitamente, por lo cual resultará aplicable la actual Ley Orgánica de Procedimiento de Expropiaciones, de 1978. En efecto , el artículo 1º de esta ley dispone que "toda expropiación por causa de utilidad pública o de interés social o nacional, cualquiera que sea la ley que la autorice o la institución que la decreta, se sujetará al procedimiento establecido en el presente texto". Por su parte, el artículo 41 establece que "desde la fecha de vigencia de la presente ley, quedarán derogadas todas las leyes preexistentes sobre las materias que en ellas se tratan, aun en la parte que no le sean contrarias".

La administración de los Parques Nacionales corresponde a la Corporación Nacional Forestal (CONAF), la que con la finalidad de obtener un mejor aprovechamiento de éstos podrá:

celebrar toda clase de actos y contratos que afecten a sus bienes;

ejecutar los actos que sean necesarios para lograr esa finalidad; y,

establecer y cobrar derechos y tarifas por el acceso de público a los Parques Nacionales que determine, y por la pesca y caza en los lugares ubicados dentro de éstos.

La desafectación de los Parques Nacionales de su calidad de tales sólo podrá hacerse por ley. En efecto, así lo dispone el artículo 11 de la Ley de Bosques que dice: "Las reservas de bosques y los parques nacionales de turismo existentes en la actualidad y los que se establezcan de acuerdo con esta ley, no podrán ser destinados a otro objeto sino en virtud de una ley".

Sin embargo, es necesario aclarar que con posterioridad a la dictación de la citada ley, el inciso 1º del artículo 21 del D. L. 1.939 sobre Adquisición, Administración y Disposición de Bienes del Estado, entregó al Ministerio de Bienes Nacionales la facultad de "declarar Reservas Forestales o Parques Nacionales a aquellos terrenos fiscales que sean necesarios para estos fines", previa consulta o requerimiento "de los servicios y entidades que tengan a su cargo el cuidado y protección de bosques y del medio ambiente, la preservación de especies animales y vegetales en general, la defensa del equilibrio ecológico". El inciso 2º del mismo artículo establece que "los predios que hubieren sido comprendidos en esta declaración no podrán ser destinados a otro objeto ni perderán esta calidad, sino en virtud de decreto del Ministerio (de Bienes Nacionales), previo informe favorable del Ministerio de Agricultura". La desafectación se hace, entonces, por Decreto Supremo.

Esta norma, aparentemente contradictoria con las disposiciones de la Ley de Bosques, en realidad complementa a aquéllas y debe entenderse en el sentido de que en la actualidad la facultad de crear Parques Nacionales ya no es una facultad privativa del Presidente de la República, sino que es una facultad compartida con los servicios y entidades que ella señala. Ahora bien, es preciso hacer presente que en este último caso se trata de una facultad mucho más restringida que la del Presidente de la República por varias razones. En primer lugar, su ámbito de aplicación se restringe sólo a los terrenos fiscales. En segundo lugar, la desafectación de los Parques Nacionales se efectúa sólo por decreto supremo. En tercer lugar, la aplicación del régimen jurídico que establece, sólo es aplicable a los Parques Nacionales creados al amparo de esta norma y no a los existentes con anterioridad, por cuanto no existe derogación tácita ni expresa de las facultades otorgadas al Presidente de la República ni de las disposiciones sobre el particular contenidas en la Ley de Bosques.

A fin de que los Parques Nacionales cumplan con los objetivos de conservación para los cuales fueron creados, existen dispersas en distintos textos legales y reglamentarios, varias prohibiciones o restricciones de actividades que puedan dañar a sus territorios, a su flora y a su fauna. Estas son, entre otras, las siguientes:

se prohíbe la caza o captura de las especies de fauna silvestre que habitan los Parques Nacionales.

se prohíbe toda actividad pesquera extractiva y de acuicultura en las zonas lacustres, fluviales y marítimas que integren el sistema nacional de áreas silvestres protegidas por el Estado.

se limita la facultad de catar y cavar; y la de efectuar exploraciones y explotaciones mineras, en el sentido de que se requerirá permiso previo del Intendente respectivo "para ejecutar labores mineras en lugares declarados parques nacionales, reservas nacionales o monumentos naturales".

se prohíbe efectuar radicaciones y otorgar títulos de dominio en terrenos fiscales declarados Reservas Forestales o Parques Nacionales de Turismo.

se prohíbe a los particulares entrar a ocupar los terrenos que componen las Reservas Forestales y Parques Nacionales de Turismo.

A las prohibiciones anteriores, se suman otras contenidas en algunas convenciones internacionales que se analizarán a continuación.

La Convención para la Protección de la Flora, la Fauna y las Bellezas Escénicas de América define en su artículo I lo que entiende por Parques Nacionales. Para esta Convención Parques Nacionales son "las regiones establecidas para la protección y conservación de las bellezas escénicas naturales y de la flora y la fauna de importancia nacional, de las que el público pueda disfrutar mejor al ser puestas bajo la vigilancia oficial". Entre las obligaciones que contraen los Gobiernos contratantes en relación con los Parques Nacionales se cuentan las siguientes:

los límites de los Parques Nacionales no serán alterados ni enajenada parte alguna de ellos sino por acción de la autoridad legislativa;

las riquezas existentes en ellos no se explotarán con fines comerciales;

se prohibirá la caza, la matanza y la captura de especímenes de fauna existentes en los Parques Nacionales, excepto cuando se hace por las autoridades del parque o con su autorización para fines científicos;

se prohibirá la recolección de ejemplares de flora existentes en los Parques Nacionales, excepto cuando se hace por las autoridades del parque o con su autorización para fines científicos;

proveerán a los Parques Nacionales de las facilidades necesarias para el solaz y educación del público.

La Ley 18.362 que crea un Sistema Nacional de Areas Silvestres Protegidas del Estado en su artículo 5º define Parque Nacional como "un área generalmente extensa, donde existen diversos ambientes únicos o representativos de la diversidad ecológica natural del país, no alterados significativamente por la acción humana, capaces de autoperpetuarse, y que en las especies de flora y fauna o las formaciones geológicas son de especial interés educativo, científico o recreativo". Los objetivos de los Parques Nacionales, según el inciso 2º de este mismo artículo, son:

la preservación de muestras de ambientes naturales, de rasgos culturales y escénicos asociados a ellos;

la continuidad de los procesos evolutivos; y,

la realización, en la medida que sea compatible con lo anterior, de actividades de educación, investigación y recreación.

A fin de que estos objetivos se cumplan, el artículo 25 establece varias prohibiciones aplicables a las áreas silvestres protegidas, categoría en la cual se comprenden los Parques Nacionales, Monumentos Naturales, Reservas Nacionales y Reservas de Regiones Vírgenes. En dichas áreas se prohíbe:

causar deterioro a las instalaciones existentes;

vaciar o depositar basuras, productos químicos, desperdicios o desechos de cualquier naturaleza o volumen en los sistemas hídricos o en lugares no habilitados al efecto;

ingresar sin autorización o sin pagar el derecho a ingreso;

pernoctar, merendar, encender fuego o transitar en lugares o sitios no habilitados o no autorizados;

destruir o dañar bienes culturales, así como su transporte, tenencia y comercialización;

ejecutar cualquiera acción contraria a los objetivos de las categorías señaladas;

remover o extraer suelo, hojarasca, humus, turba, arena, ripio, rocas o tierra;

intimidar, capturar, sacar o dar muerte a ejemplares de la fauna;

recolectar huevos, semillas o frutos;

introducir ejemplares de flora y fauna; y,

provocar contaminación acústica o visual.

Los Parques Nacionales, según el artículo 8 de esta ley, se crearán por Decreto Supremo expedido conjuntamente entre los Ministerios de Bienes Nacionales y de Agricultura. La desafectación se sujetará al mismo procedimiento. Quizás hubiera sido más acorde con nuestra tradición jurídica y con la Convención citada más atrás que la creación de Parques Nacionales se pueda hacer por decreto supremo y su desafectación por ley.

II) LEGISLACION AMBIENTAL APLICABLE AL PARQUE NACIONAL "RAPA NUI".

Las normas que regulan el Parque Nacional "Rapa Nui", atendiendo a su jerarquía, se clasifican en:

normas de carácter legal, o acuerdos internacionales que tienen fuerza obligatoria de ley; y

Normas reglamentarias.

1. Acuerdos Internacionales.

 

1.1. Convención para la Protección de la Flora, la Fauna y las Bellezas Escénicas Naturales de América (D.S. 531 de 23/08/67 del MINRREE).

La Convención para la protección de la Flora, la Fauna y las Bellezas Escénicas Naturales de América, fue firmada por el gobierno de Chile en Washington el 12 de octubre de 1940 y es ley de la República desde el 23 de agosto de 1967 fecha en la que fue promulgada cono tal y publicada en el Diario Oficial el 4 de octubre de 1967.

El fundamento general de esta Convención es el deseo de proteger y conservar las especies de flora y fauna en sus ambientes naturales con el objeto de evitar su extinción, como asimismo proteger y conservar los paisajes y lugares naturales.

Para los objetivos que se propone la Convención contempla y crea una serie de categorías de protección entre las que figuran precisamente los Parques Nacionales.

Señala el art.1 de la Convención :

1. Se entenderá por Parques Nacionales:

"Las regiones establecidas para la protección y conservación de las bellezas escénicas naturales y de la flora y la fauna de importancia nacional, de las que el público pueda disfrutar mejor al ser puestas bajo la vigilancia oficial."

El Parque Nacional "Rapa Nui" responde a esta categoría siéndole íntegramente aplicable la presente Convención.

Luego en una norma fundamental se indica en el art.3:

"Los Gobiernos Contratantes convienen en que los límites de los parques nacionales no serán alterados ni enajenada parte alguna de ellos sino por acción de la autoridad legislativa competente. Las riquezas existentes en ellos no se explotarán con fines comerciales."

La norma establece las siguientes limitantes a todo proyecto o actividad que pretenda desarrollarse en el Parque:

Sólo por ley pueden alterarse sus límites.

Sólo por ley puede enajenarse parte de él, es decir, venderse, arrendarse, hipotecarse, prestarse o ejecutarse otros actos de disposición en sentido amplio.

Sus riquezas no pueden explotarse comercialmente.

 

1.2. Convención sobre la Protección del Patrimonio Mundial, Cultural y Natural (D.S. 259 de 27/03/80 del MINRREE).

Esta Convención es ley de la República de Chile, desde que fue promulgada el 27 de marzo de 1980 y publicada en el Diario Oficial el 12 de mayo del mismo año.

En ella se establecen importantes normas de protección para el "patrimonio cultural y natural".

La Convención considera "patrimonio natural", los monumentos naturales, las formaciones geológicas y fisiográficas hábitat de especies amenazadas y los lugares naturales con valor universal excepcional desde el punto de vista de la ciencia, la conservación o la belleza natural.(art.2 ).

El Parque Nacional "Rapa Nui" cae bajo los conceptos y denominaciones de la presente Convención ya que fue declarado oficialmente por UNESCO "Reserva Mundial de la Biosfera".

Existen una serie de obligaciones legales derivadas de la protección que esta Convención da al Parque Nacional "Rapa Nui" y que deben ser tenidas en consideración por la autoridad y quienes deseen desarrollar actividades en dichas áreas.

El Estado de Chile reconoce que le incumbe primordialmente la obligación de identificar, proteger, conservar, rehabilitar y transmitir a las generaciones futuras el patrimonio cultural y natural situado en su territorio. (art.4)

El Estado de Chile se obliga a adoptar las medidas jurídicas, científicas, técnicas, administrativas y financieras adecuadas para identificar, proteger, conservar, revalorizar y rehabilitar ese patrimonio. (art.5 letra d).

El Estado de Chile se obliga a no tomar deliberadamente ninguna medida que pueda causar daño, directa o indirectamente, al patrimonio cultural y natural. (art.6 N° 3).

Hay que hacer presente que la Convención contempla la existencia de un "Comité del Patrimonio Mundial" compuesto por 15 Estados Partes elegidos por los Estados Partes de la Convención y que tiene por función general identificar, proteger, conservar, revalorizar y rehabilitar los bienes que componen este patrimonio en base al inventario de bines del patrimonio cultural y natural que cada Estado Parte se obliga a entregar a la entidad. (arts.11-13)

Si bien los alcances de la Convención son en cierto modo generales, es posible que cualquier interesado pueda invocar sus preceptos en caso de que estime que se está ocasionando un daño al patrimonio cultural o natural. En este sentido toda obra que pretenda ejecutarse debe tener el mayor cuidado por los posibles bienes, objetos o sitios con valor cultural que se pudieren encontrar en el trazado del proyecto, y minimizar lo más posible el impacto sobre los distintos recursos naturales existentes.

 

1.3. Convenio sobre la Diversidad Biológica (D.S. 1963 de 28/12/94 del MINRREE).

Esta Convención reviste singular relevancia en materia ambiental. Fue establecida el 5 de junio de 1992 y promulgada como ley de la República el 28 de diciembre de 1994.

La Convención define "área protegida" como:

Art.2. "un área definida geográficamente que haya sido designada o regulada y administrada a fin de alcanzar objetivos específicos de conservación."

Así ocurre precisamente con el parque Nacional "Rapa Nui", área protegida oficialmente y bajo la administración de Conaf.

Asimismo, define una serie de otros conceptos ambientales entre los que interesa tener presente el de "diversidad biológica" :

Art.2 "variabilidad de organismos vivos de cualquier fuente, incluidos entre otras cosas, los ecosistemas terrestres y marinos y otros ecosistemas acuáticos y los complejos ecológicos de los que forman parte; comprende la diversidad dentro de cada especie, entre las especies y de los ecosistemas."

Las prescripciones fundamentales que entrega esta Convención y que deben ser tenidas en cuenta para efectos de la protección del Parque Nacional "Rapa Nui" son las siguientes:

1. Los Estados comprometidos, entre ellos Chile, deben identificar los componentes de la diversidad biológica que sean importantes para su conservación y utilización sostenible. (art.7 letra a ).

2. Los Estados comprometidos, entre ellos Chile, deben proceder al seguimiento de los componentes de la diversidad biológica con atención especial a los que requieran medidas urgentes de conservación (art.7 letra b).

3. Los Estados comprometidos, entre ellos Chile, deben identificar las actividades que tengan o puedan tener efectos perjudiciales a la diversidad biológica. (art.7 letra c).

4. Los Estados deben establecer un sistema de áreas protegidas o áreas donde haya de tomar medidas especiales para conservar la diversidad biológica.(art.8 letra a).

5. Los Estados promoverán la protección de ecosistemas y hábitats naturales y el mantenimiento de poblaciones viables de especies en entornos naturales.(art.8 letra d).

6. Los Estados rehabilitarán y restaurarán ecosistemas degradados y promoverán la recuperación de especies amenazadas. (art.8 letra f).

7. Los Estados establecerán procedimientos apropiados por los que se exija la evaluación del impacto ambiental de sus proyectos con miras a reducir al mínimo sus efectos sobre la diversidad biológica (art.14 N°1).

8. La Conferencia de las Partes (órgano creado por la Convención) examinará la cuestión de la responsabilidad y reparación, incluso el restablecimiento y la indemnización por daños causados a la diversidad biológica, salvo cuando esa responsabilidad sea una cuestión puramente interna. (art.14 N°2)

2. Leyes Nacionales.

 

2.1. Ley que Crea un Sistema Nacional de Areas Silvestres Protegidas.(18.362/84)

Esta ley es la que recoge la nomenclatura establecida tanto en la "Convención para la protección de la Flora, la Fauna y las Bellezas Escénicas Naturales de América" como en la propia ley 19.300.

Entre los objetivos que se propone tenemos :

Art.1 a) "Mantener áreas de carácter único o representativas de la diversidad ecológica natural del país o lugar con comunidades animales y vegetales, paisajes o formaciones geológicas naturales, a fin de posibilitar la educación e investigación y de asegurar la continuidad de los procesos evolutivos, las migraciones animales, los patrones de flujo genético y la regulación del medio ambiente."

La ley del SNASPE establece la categoría de Parque Nacional como un categoría de manejo. En efecto señala el art.3 de la ley:

"El Sistema Nacional de Areas Silvestres Protegidas del Estado estará integrado por las siguientes categorías de manejo: Reservas de Regiones Vírgenes, Parques Nacionales, Monumentos Naturales y Reservas Nacionales."

Asimismo, define cada una de las categorías señalando dando para el Parque Nacional la siguiente definición en el art. 5 :

"Denomínase Parque Nacional un área generalmente extensa, donde existen diversos ambientes únicos o representativos de la diversidad ecológica natural del país, no alterados significativamente por la acción humana, capaces de autoperpetuarse, y en que las especies de flora y fauna o las a formaciones geológicas son de especial interés educativo, científico o recreativo."

Inmediatamente en el mismo artículo pero en su inciso segundo se establecen los objetivos de un Parque Nacional:

"Los objetivos de esta categoría de manejo son la preservación de muestras de ambientes naturales, de rasgos naturales y escénicos asociados a ellos; la continuidad de los procesos evolutivos y, en la medida compatible con lo anterior, la realización de actividades de educación, investigación o recreación."

Ahora en relación a los efectos legales o implicancias jurídico-ambientales de esta categoría del SNASPE de la que forma parte el Parque Nacional "Rapa Nui" se observa lo siguiente:

En virtud de lo dispuesto por el art.11 inciso 1° de la ley corresponde al Ministerio de Agricultura a través de CONAF la administración, vigilancia y control del Parque.

Las atribuciones mencionadas antes permiten sólo la realización de determinadas actividades que la propia ley se encarga de enmarcar. Señala el mismo art. 11 en su inciso 2°: "En uso de las atribuciones indicadas en el inciso anterior, la Corporación podrá celebrar toda clase de actos y contratos que tengan por objeto la realización de labores de investigación, la ejecución de obras, la prestación de servicios para la recreación o la educación, y en general, los que sean necesarios para el eficiente manejo de cada una de las unidades."

Todas las acciones y actividades anteriores se encuentran a su vez re-delimitadas por el art.12 de la ley que establece que: "Los actos y contratos a que se refiere el artículo precedente no podrán en caso alguno contravenir la definición ni os objetivos de la categoría de manejo respectiva ni los objetivos específicos y normas establecidos en el plan de manejo de la unidad correspondiente."

Junto a las limitaciones anteriores la ley establece además un conjunto de prohibiciones a favor de los Parques Nacionales. Entre estas, señala el art.25 de la ley, encontramos :

Prohibición de vaciar o depositar basuras, productos químicos, desperdicios o desechos de cualquier naturaleza o volumen en los sistemas hídricos o en lugares no habilitados para tal efecto. (letra b)).

Destruir o dañar bienes culturales, así como su transporte, tenencia y comercialización. (letra e)).

Ejecutar cualquier otra acción contraria a los objetivos de la categoría o unidad de manejo respectiva. (letra f)).

Remover o extraer suelo, hojarasca, humus, turba, arena, ripio, rocas o tierra. (letra g)).

Cortar, arrancar, sacar, extraer o mutilar ejemplares de la flora. (letra i)).

Provocar contaminación acústica o visual (letra m)).

En virtud de las prohibiciones anteriores en el Parque Nacional "Rapa Nui" no se puede, por ejemplo, cortar especies arbóreas de ningún tipo y ni siquiera alterar el suelo o remover tierra dado que el objeto de los mecanismo regulatorios son justamente conservar íntegramente estas áreas. Las prohibiciones anteriores no son sin embargo de carácter absoluto, por cuanto el propio artículo que las establece consagra una importante excepción aunque de efectos limitados. Señala el inciso 3° y 4° del art.25 :

"No obstante lo establecido en el inciso primero, la Corporación, mediante resolución fundada, podrá autorizar la realización de actividades de carácter científico y de aquellas destinadas a la protección y vigilancia de las unidades o a la habilitación de lugares para la educación o la recreación, todo ello de acuerdo con los respectivos planes de manejo, y aun cuando esas actividades requieran la ejecución de algunos de los actos mencionados en el referido inciso.

En los casos en que la realización de los actos a que se refiere este artículo sea procedente de conformidad con lo dispuesto en los incisos anteriores, la Corporación determinará las normas técnicas pertinentes para reducir al mínimo el grado de intervención sobre los recursos."

Concluye este artículo reafirmando la importante norma de la Convención para la protección de la Flora, la Fauna y las Bellezas Escénicas Naturales de América de que los bienes de los parques nacionales no podrán ser comercializados.(art.25 inciso final).

Por último, la ley entre sus disposiciones generales establece una gran excepción a las limitaciones y prohibiciones establecidas por la propia ley, al permitir que cumplidos los requisitos que señala se podrán ejecutar determinadas obras. Señala textualmente al art..32 :

"En las unidades de manejo no se podrán ejecutar obras, programas o actividades distintas de las contempladas en los respectivos planes de manejo.

No obstante lo dispuesto en el artículo anterior, el Ministro de Agricultura, mediante decreto supremo fundado en razones de interés nacional, podrá autorizar la ejecución de determinadas obras, programas o actividades."

La disposición permite la ejecución de obras distintas de las señaladas en la ley aunque con importantes limitaciones: Además del procedimiento establecido recién a manos del Ministro de Agricultura se requiere la elaboración de un estudio de impacto ambiental exigido por la propia ley del SNASPE y que debe sujetarse a las normas de CONAF -además de las normas generales de la ley 19.300-. Asimismo, fuera de la potestad ambiental de Conama, el propio Ministro de Agricultura tiene la potestad de revocar por decreto la autorización otorgada en caso de incumplimientos o cuando se ocasione daño al medio ambiente.

Hay que agregar que no es del todo claro el tipo de actividades permitidas excepcionalmente, con lo cual para salvar su legalidad y constitucionalidad y su armonía con el resto de la ley, habría que entenderlas como referida única y exclusivamente a actividades concordantes con el concepto y fines de la unidad de manejo protegida. Así por ejemplo, no podría construirse un aeropuerto o una carretera en terrenos del Parque por cuanto ello afectaría claramente la integridad y conservación de la unidad de manejo.

El siguiente esquema da una visión más global de la situación jurídica particular a que queda sometidas las actividades que deseen realizarse al interior del Parque Nacional "Rapa Nui":

 

ACTIVIDAD

EXIGENCIAS LEGALES

Labores de investigación, educación, recreación y las que sean necesarias para el eficiente manejo de la unidad.

Autorización de CONAF.

Conformidad con la definición y objetivos de la categoría de manejo.

Conformidad con plan de manejo.

Vaciar o depositar basura.

Resolución fundada de CONAF .

Conformidad con plan de manejo.

Cumplir normas técnicas de CONAF

Destruir o dañar bienes culturales.

Resolución fundada de CONAF

Conformidad con plan de manejo

Cumplir normas técnicas de CONAF

Remover o extraer suelo, hojarasca, humus, turba, arena, ripio, rocas o tierra

Resolución fundada de CONAF

Conformidad con plan de manejo

Cumplir normas técnicas de CONAF

Cortar, arrancar, sacar, extraer o mutilar ejemplares de la flora.

Resolución fundada de CONAF

Conformidad con plan de manejo

Cumplir normas técnicas de CONAF

Provocar contaminación acústica o visual.

Resolución fundada de CONAF

Conformidad con plan de manejo

Cumplir normas técnicas de CONAF

Ejecución de obras, programas o actividades distintos de los contemplados en los planes de manejo.

Decreto Supremo del MINAGRI.

Fundado en razones de interés nacional.

Estudio de Impacto Ambiental.

Conformidad del EIA con las normas de CONAF.

 

En consecuencia cualquier actividad requiere considerar las siguientes alternativas:

Obtener del Congreso Nacional la desafectación por ley del todo o parte del Parque Nacional "Rapa Nui".

Obtener del Ministerio de Agricultura la dictación de un Decreto Supremo que autorice la realización del proyecto, cumpliéndose, además, todos los requisitos legales, esto es, razones de interés nacional, estudio de impacto ambiental y conformidad con las normas de Conaf.

De optarse por la segunda vía, el proyecto se emplazaría en un área que conservaría su calidad de Area Silvestre Protegida de tal modo que no es posible contradecir los fines y conceptos que ella implica. Esto significa en la práctica que no podría destinarse la obra a fines comerciales o de otra índole, distintos a los de orden investigativo, educativo o recreacionales, únicos permitidos por la ley.

 

2.2. Ley de Bosques (Decreto Supremo 4363/31 del Ministerio de Tierras y Colonización).

La ley de bosques establece en su art.5 prohibiciones de corta de árboles, en las situaciones que indica. Sin embargo aquella disposición está demás para el caso de los terrenos ubicados al interior del Parque Nacional "Rapa Nui" por cuanto dada su condición de área protegida prácticamente no es posible efectuar alteraciones en especies de flora.

Importa considerar también el art.10 de la ley de bosques por cuanto se refiere específicamente a categorías de áreas protegidas aplicadas al Parque Nacional "Rapa Nui":

"Con el objeto de regularizar el comercio de madera, garantizar la vida de determinadas especies arbóreas y conservar la belleza del paisaje, el Presidente de la República podrá establecer reservas de bosques y parques nacionales de turismo en los terrenos fiscales apropiados a dichos fines y en terrenos particulares que se adquieran por compra o expropiación."

 

CONCLUSIONES

A modo de conclusión, se puede señalar que un análisis pormenorizado de las normas que constituyen el "estatuto jurídico" del Parque Nacional "Rapa Nui", nos permite sostener que cualquier acto de desafectacción de esta unidad de protección debe hacerse necesariamente por "acto legislativo", tal como señala la Convención de Washington y la Ley de Bosques.

Por lo anterior, las pretensiones de fijar los deslindes del parque o desafectaciones parciales, mediante un simple decreto supremo no sólo viola textos expresos que se encuentran plenamente vigentes, sino que también tratados o acuerdos internacionales como la citada Convención.

Lo anterior es sin perjuicio que cualquier actividad que se pretenda realizar al interior del Parque, especialmente actividades productivas, debe hacerse previa autorización de las autoridades competentes encargadas de su administración y mediante un estudio de impacto ambiental que asegure la protección de los ecosistemas representados en la unidad y la sustentabilidad de los recursos naturales; un "plan de manejo" y un plan de ordenamiento territorial.

Rate this article: 
Average: 4 (3 votes)

Add new comment